Reseña 23 Noviembre 2018 Golden Bar Rancagua: Thrash en tiempos de instagram

Estilos que se niegan a morir en una época cargada de inmediatez y sucesos pasajeros. Si bien estos estilos como gran parte del metal son de nichos cerrados, la gracia que los hace perdurar en el tiempo, es que tienen un público fiel que trasciende a la moda imperante y mantienen este tipo de eventos a flote asistiendo y vibrando a tope cada performance.
La jornada comenzó con los jóvenes pero prometedores Infinite, quienes han editado recientemente su primer demo «Eternal Nightmare» cargado del espíritu veloz de bandas como destruction o toda la oleada del bay area estadounidense. Temas como «take a trip» , «Waping tongues», «Eternal nightmare», son fiel reflejo de lo que engloba la propuesta de Infinite: riffs filosos, guitarras dobles y armonizadas en su justa medida, bajos y baterías machacantes y una voz punzante comandando cada track que se deja caer con actitud. Mención aparte a «Justice» canción con la que cerraron su repertorio y destaca a mi parecer por tener un desarrollo distinto al resto de su setlist, se toma un respiro y arremete con fuerza dando un pequeño descanso antes de abatir nuevamente.

Afortunadamente el evento comenzó relativamente temprano para lo que se acostumbra en golden bar (23:40 en comparación a pasadas las 0:00 hrs, mala costumbre adquirida por el público que a la larga solo aletarga los eventos y entre más tarde, menos objetividad para apreciar las bandas ) y lo que seguía a continuación fue el punto alto de la noche: Dekapited

«Sin misericordia» es el reciente LP que venían presentando en Rancagua y su show fue el claro reflejo del título de su más reciente producción. Aquí el thrash que ejecutan rebasó las cotas de intensidad y se vió reflejada en el público asistente que no paró de entregarse al mosh y la potencia entregada. Sabido es que el thrash es un estilo muy nostálgico y vaya que se notó en su frontman que en momentos evocaba el espíritu de un joven Max Cavalera en la era Beneath the remains, pero lejos de ser un mero alcance visual, la propuesta de dekapited goza de voz propia, temas como «aniquilación total» y «mundo decadente» son demostraciones claras del amplio dominio que maneja el cuarteto sobre el escenario y supo mantener atenta y comprometida a la audiencia durante todo su set.

Ya para el cierre (en lo personal deberían haber tocado al medio) Dezaztre Natural serían los encargados de cerrar esta potente fecha a la cual satisfactoriamente asistió una cantidad considerable de público y estuvo comprometida con la causa hasta el final. La propuesta de Dezaztre natural respira un aura más callejera y combativa por llamarlo de alguna forma. Letras cargadas de contenido social son las arengas vociferadas por sus dos vocalistas, quienes le daban un plus a su presencia escénica, sin quedarse atrás el resto de los integrantes (batería, bajo y guitarra respectivamente) mantuvieron la energía a tope hasta altas horas de la noche en el local.


Tripleta redonda de bandas, cada una mostrando su visión particular de como viven el thrash metal, otro punto a destacar es la solidez de todas las agrupaciones, se notan las horas de ensayos y eventos en vivo en el cuerpo.

Ojalá presenciar más fechas de este nivel, donde se nota hasta el mínimo detalle cuidado y con una audiencia receptiva y que no solo asiste por el copete y el carrete en la terraza del local.

Reseña por Jebu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.