Reseña: Errante/Beduino split (2017)

Con pasajes de nu-metal, stoner  y un frenesí de pedales desenfrenados: Errante y Beduino, dos bandas exponentes dela ciudad de Rancagua, nos entregan su Split (2017) colaborativo junto a estudios  Equinox con más de media hora de experimentación.

El disco comienza con un DMT sonoro realizado por Beduino, hablamos de Cielo Herido”, un tema que viaja por callejones sin salidas, un maldito laberinto introspectivo que no encuentra fin durante los siete minutos que perdura la eterna interrogante: “¿Qué pasó con las canciones que hablaban de la depresión?” acá hay una clara respuesta. Una introducción minimalista de dos minutos que pasa a una distorsión intensa en su dinamismo. Un tema que al escucharlo en vivo se traduce en un verdadero deleite.

Para los que llevan tiempo escuchando al power trío de Errante pueden afirmar que en cada nuevo disco encontrarán la continuación del anterior, pero ojo, el guión viene siempre con nuevos giros.  En la segunda canción, Entre la Razón y el Afecto, un desgarrador “Jebu” (voz y guitarra) nos invita a no limitarnos, evadiendo siempre al modernismo lleno de envidia y mantener nuestra esencia sin importar las consecuencias.
Con más fuerza y una clara conceptualización, La Tristeza del Hombre Común”,  es escogida por Errante como la canción sublime para despedirse del Split. Martillando al ego con un post nu- metal llegando casi a los diez minutos en esta eterna derrota sin final. Sin duda los muchachos siguen con esa hambre de abrir camino a un underground que en verdad, hace rato dejó de serlo.

Volviendo a la psicodelia musical, Beduino nos presenta un cierre de alto nivel con “PrimeraLluvia. Ácida, y llena de catarsis es sin duda el más tema desértico que podremos escuchar en este material. Un EP que a voces alta grita… ¡LO BUENO VIENE EN FRASCO CHICO!

 Nélson Muñoz (creador del sitio Andino Salvaje)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.