Pesadilla en Bahía Swing (10 Agosto Rancagua): Coraje y diversidad sonora (reseña)


La cita se concretó una vez más en el histórico Bahía Swing, vitrina local con más de 15 años de historia que en esta oportunidad recibió a Manual de Combate (Santiago), Canera (Requínoa), y Beduíno (Rancagua). Tres bandas que, pese a presentar diferencias sustanciales en sus propuestas, se encuentran inevitablemente unidas mediante el gusto por la agresión en sus variadas formas.


La banda encargada del acto de apertura mostró su más reciente ciclo de presentaciones denominado “Neolenguas-Mar de Insostenibilidad”, en las que el dúo de hardcore compuesto únicamente por bajo (Gaspar Muñoz) y batería (Mario Valle) experimenta mediante la incorporación del pastoso sonido de una trompeta, lo que ofrece como resultado una valiente expansión armónica, y la consecuente adaptación que ello demanda termina abriendo paso a nuevas direcciones con soplos de aires frescos.
Con todo, el set ejecutado incluyó piezas como La Gente Que Habla de Sí Misma extraída del E.P Asociación Por El Retraso del Tiempo (2016), o Una Vida que No Es Nuestra, del también corta duración Por Una Política Nocturna (2017), las que expusieron su propuesta más nuclear: la del formato dúo que con desenfreno dispara razones para no perder la atención en su despliegue de vitalidad.
Se infiere coraje al observar y oír a un proyecto compuesto por dos integrantes y más aún si lo que se plantea en este peculiar formato se trata de hardcore desprovisto de un elemento esencial como lo es la guitarra eléctrica. En Manual de Combate se prescinde del referido instrumento y sus colores no son extrañados para demostrar carácter, de hecho su ausencia contribuye a ello. Además, los posibles vacíos que pudieran ser advertidos, son inteligentemente llenados por las agudas voces que dispara el bajista, además de narraciones sampleadas que proporcionan solemnidad a su presentación.
Recomendamos su más reciente placa Deus Ex Machina (2018), compuesta por un solo track de 16 minutos grabado entre Barcelona y Santiago. En ella se condensa de buena manera la propuesta de estos santiaguinos pues ostenta un mayor nivel de producción sin abandonar en ningún momento el tinte crudo y garage que moralmente los caracteriza. Un trabajo agitado que vale mucho la pena. Y es que, para el auditor, lo que ofrece Manual de Combate más que el simple acto de escuchar un registro, se aproxima más a una experiencia de contemplación salvaje y desenfrenada.

Por si a alguien le costó adaptarse al despojo de guitarra en la banda predecesora, la ausencia del popular instrumento fue compensada con creces con el avasallador despliegue de riffs que los de Requínoa ofrecen con maestría. Los hubo al por mayor y para todos los gustos; desde aquellos lentos, gruesos y pantanosos, hasta los más dinámicos y rebotantes, pasando por arpegios limpios y solos reverberantes, todos de la mano de MavericK Fuentes, guitarrista bendecido por el legado de Dimebag Darrell.
Lo que se dijo acerca de la variedad de riffs, es replicable al eclecticismo de las composiciones que Canera propone en general, toda vez que a través de canciones como “Masa Cosmika”,  “Tony Cobra”, o la nueva “Cobquecura”, presentan un abanico de tendencias que parte desde pasajes con tintes stoner/sludge hasta el groove o el thrash, pero no agotando ahí el alcance de su ataque, sino que osando incorporar también secciones atmosféricas que coquetean con el post-rock, incluso abarcando tonalidades mayores sin resquemor. Todo acompañado de la muy buena instrumentación de Nicolás Fuentes en el bajo y JC Santander en un enorme trabajo de ejecución sobre la batería.
Canera no le tiene miedo a nada, ataca con agresión, conmueve con armonía, y aturde con elasticidad. Ojalá lo dicho pueda comprobarse pronto a través de la inmortalización de su trabajo en un registro debut que esperamos atentos.


La banda rancagüina se encargó de ejecutar el acto final de esta jornada, mostrando en su música claustrofóbica los sonidos que hacen de ésta una agrupación con identidad distintiva caracterizada por la mixtura del denso riffaje stoner junto a una estética sonora que evoca un tribalismo salvaje unido además a pasajes ambientales que, en conjunto, plasman ante el auditor una variedad de elementos pictóricos que transita entre imágenes del desierto, la selva y el mismo cielo, como un peregrinaje contemplativo por escenarios de desolación.
Siguiendo la senda del eclecticismo de bandas como los norteamericanos Neurosis, los locales de Beduino logran su amalgama sonora mediante la integración del bajo de Julio Soto, la guitarra de Diego Bueno y la percusión de Sebastián Garrido. La ejecución instrumental de todos los integrantes nombrados se puede resumir en un solo adjetivo: Feroz, aunque bien caben otros más, como la astucia o la creatividad del bajista al rasguñar las cuerdas para recrear el sonido de algún instrumento primitivo tipo trompe o birimbao, o los momentos entre canciones que el guitarrista ocupa para proporcionar unos breves pero intensos minutos de noise logrado con el perillaje de sus pedales, sección ya característica de sus presentaciones en vivo.
Canciones como “Cielo Herido”, o la lúdica “Gigante Pies de Barro” (podríamos calificar sin miedo a esta última como una especie de himno de la banda para todos aquellos que ya la han visto en al menos una oportunidad anterior), condensan todo lo descrito por este servidor, pero por desgracia su presentación adoleció de ciertos desperfectos técnicos que impidieron, entre otras cosas, apreciar uno de sus elementos que más gusto da oír: el juego entre la grave voz de Julio y los desgarradores gritos de Diego. Por esta última acotación es que recomendamos con urgencia revisar sus registros: El Split con Errante del año 2017, y el reciente álbum debut Quemadura lanzado durante año en curso.

Reseña por Gabriel Souza (Guitarrista de Mono de Fuego)

Fotos: Ariel Salgado Zúñiga

Ayúdanos a correr la voz y a sumar más personas a esta #epifaníasubterránea

Síguenos en : FacebookInstagram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.