Reseña: Moro Valeria (Arg), De cara al fuego (2020)

Seguimos en esta cruzada de reseñar proyectos que más allá de sus cifras, merecen vitrina para exponer sus obras y de paso renovar el viciado panorama artístico donde se dejan de lado muchísimas propuestas.

Bajo esta premisa, llegamos a «De cara al fuego» primera obra en plan solista de Moro Valeria, oriundo de Río Negro (Argentina) el cual fusiona en esta obra el folclor patagónico con tintes de rock, arreglos en piano e instrumentaciones varias que nos mostrará esta placa.

Una obra que debe ser apreciada como un todo, ya que si bien posee canciones que encajan dentro de la estructura del single tradicional y de fácil escucha, las texturas que presenta cada canción nos invitan un poco más allá.

«Charla con el diablo» es la génesis de esta historia, balada piano/voz que tiene de fondo un colchón sonoro sutil de ruidos de guitarra, teclados y guitarras eléctricas con un suave trémolo. Moro comanda su obra con sólidez y visión.

Si pudiesemos definir la palabra que defina a este disco sería «ambiente» y no ese ligado a la electrónica y armonías eternas repetidas al infinito. Tracks como «La cruz» e «intermedio 1» son la prueba de aquello. La persona que escucha no tiene pausas para abandonar este larga duración ya que cada pista está muy bien entrelazada con la que le secunde y así sucesivamente.

Llegamos a «Del muerto» el adelanto escogido para presentar previamente esta placa, aquí nos encontramos con una estructura con más elementos, ya en el cuarto track finalmente aparecen algunos elementos percusivos que le dan un poco más de pulso a la canción, ya que las primeras 3 canciones son introspección pura.

«De cara al fuego» canción que le da el nombre a la obra completa, parece un relato sacado de una época antigua y sus acordes rememoran historias contadas a la luz de una fogata. Todo un ejercicio de crear atmósfera ya que las composiciones en si llevan de fondo pequeños guiños o samples que ayudan al imaginario.

«Intermedio 2» como su título lo anuncia, nos genera el puente para llegar a «Escapando» donde vuelve a hacerse presente el aporte percusivo.

«La cita» posee ese toque muy medio oriente, que se potencia aparte con la incorporación de una voz femenina que alimenta esta composición onnírica.

Así es como llegamos a la última triada de canciones de este material «Culto», «Entierro» y «Hueso» esta última desprovista de cualquier arreglo pomposo y en su faceta íntima se escribe el epílogo de este esfuerzo solista proveniente del sur de Argentina.


Reseña por Jebu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.